EL EMAIL MARKETING NO ES SPAM

EL EMAIL MARKETING NO ES SPAM
3 septiembre, 2019 juantuzri

Los clientes prefieren canales como el email o el teléfono para ponerse en contacto con la empresa

La mayoría de personas asocian el adjetivo “costoso” a la palabra “marketing”. Pero lo cierto es que el marketing tiene tantas variantes como colores tiene el círculo cromático. Y más aún desde la revolución que la aparición de Internet trajo consigo para la tecnología y la comunicación. De hecho, las empresas de los años 90 entendieron rápidamente los beneficios que suponía esta nueva herramienta y no tardaron en desarrollar nuevas estrategias de marketing, mucho más beneficiosas y menos costosas que las que se venían empleando hasta el momento. Y lo más importante, estrategias que se siguen utilizando a día de hoy.

Una de esas estrategias de marketing es el mailing, también conocido como email marketing. O como vendría a llamarse en castellano, envío de correos masivos. Esta estrategia, heredera directa del buzoneo que se llevaba utilizando hasta la popularización del correo electrónico, consiste en el uso del mail como herramienta de comunicación directa con un grupo de contactos. Esta estrategia tiene tres objetivos como meta; conseguir la conversión, entendiendo conversión como la transformación de contacto a cliente, la fidelización y la creación de confianza.

Al mismo tiempo, y como hemos mencionado al inicio de este artículo, el email marketing tiene una lista de beneficios que las empresas supieron, y saben, rentabilizar en favor de sus negocios. Unos beneficios donde destacan que la inversión requerida es insignificante; la alta probabilidad de conversión, aumentando el número de clientes; la facilidad de acceso, debido a la elevada penetración y uso del Smartphone; la capacidad de segmentación, clave del éxito para realizar una buena campaña de email marketing; la extracción de datos medibles, al contrario que las estrategias de marketing convencionales; su versatilidad, puesto que el mailing se adapta a cualquier sector empresarial y por último, pero no por ello menos importante, el retorno de la inversión.

 

 

Pero no es oro todo lo que reluce, porque no sólo los empresarios se dieron cuenta de los beneficios que supone implementar estrategias de email marketing, también lo hicieron los spammers. Estos también se aprovecharon de las múltiples ventajas del email marketing utilizándolo con otros fines, más intrusivos y molestos para los usuarios que recibían los correos. Por suerte para el mailing, y las empresas, los programadores de las plataformas de mensajería desarrollaron los famosos filtros antispam, devolviendo la credibilidad a las campañas de email marketing.

Y, pese a que el email marketing resurgió de sus cenizas tras ganarle la batalla al spam, hubo otro acontecimiento que pronosticaba el fin de este tipo de campañas, el nacimiento de las redes sociales. Las plataformas como las muy conocidas Facebook, Twitter e Instagram vaticinaron el fin del mailing. Pero la realidad ha resultado muy diferente porque, en términos de conversión, los especialistas en mercado han revelado que el email marketing convierte tres veces más que el marketing de las redes sociales, también conocido como social media marketing. Esto tiene una explicación muy sencilla. Y es que cuando un cliente quiere ponerse en contacto con una empresa, utiliza medios como el teléfono o el correo electrónico. Por ello existe una amplia predisposición a recibir correos electrónicos procedentes de las empresas que son afines a nuestros intereses.

De modo que, si estás pensando en iniciar a tu empresa en el mundo del marketing pero tu presupuesto es reducido, lo más recomendable sería empezar por desarrollar campañas de email marketing. Son baratas, son efectivas y, lo más importante, harán que se multipliquen tus ingresos y, en consecuencia, crecerá el presupuesto de tu empresa para invertir en publicidad.

Avatar

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*